Carrers

En Valencia a los nombres de las calles les ponen delante el oficio del personaje al que se las dedican, esto es: Músico Barbieri, Humanista Mariner, Impresor Monfort, Dibujante Manuel Gago. Este último es el dibujante de El Guerrero del Antifaz.

En Valencia se editaba la revista Pumby, además del título de la publicación era un gato muy astuto y con cascabel al cuello, personaje de la misma y creado por José Sanchís Grau. En ella colaboraba el tío de un compañero mío de milicias, Emilio Frejo Abregón, que dibujaba a Osito.

Creo que todas las calles anteriormente citadas están en el barrio de Patraix que también era el de mi conmilitón. A la madre le agradaba mucho el pan blanco y redondo de aquí y yo gustosamente le llevaba uno siempre que venía al pueblo. Creo que eran ricos.

El padre era tratante de maderas y estaba siempre de viaje por los sitios más extraños y lejanos comprando bosques. La madre, por el contrario, se quedaba en casa y aunque fuesen ricos, la señora disfrutaba mucho comiendo el pan blanco de mi pueblo. Tal vez cansada de la barra de cuarto.

Una vez, mi amigo me llevó a Alboraya, a la horchatería de Daniel a merendar horchata y fartons. Como digo, en Valencia a las placas de las calles les ponen delante del nombre del personaje al que le dedican la rúa la profesión que tuviese y así no hay confusiones.

Aquí a algunas calles les han hecho lo mismo: Pintor Velázquez, Pintor El Greco, Pintor Ribera. Creo que fue en la cercana época en que gobernó el ayuntamiento un abogado de Madrid, aunque oriundo del terreno. Tal vez pensando que los del pueblo confundiríamos a Velázquez con el futbolista del Madrid o al Greco pintor con un hermano de aquellas cantantes tan gritonas.

Es lo que tienen los de Madrid, aunque nacidos en el pais: condescendencia.

httpv://www.youtube.com/watch?v=JWfsp8kwJto

8 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. En un pueblo de Teruel, cuyo nombre no diré, les han puesto de nombre a las calles: 1, 2, 3, 4… . Será que no tienen paisanos a los rendir homenaje o que no se quisieron romper la cabeza.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*