“Busque el adjetivo”

pla

He soñado con Pla. Estábamos en una oficina estrecha, con cristaleras y persianas venecianas de plástico gris, polvorientas y sonoras, con los picos doblados por el uso. Parecía una ventanilla de algún tipo de negociado. Me ha contado con los ojos que vivía en Tomelloso. Los ojos de don José parecen una puñalada en un […]

Continue reading →

Casi un asesinato

hacha

Un memorialista es el que gobierna un memorial, que viene a ser dónde se apunta algo. La memoria es fuente de dolor, decía un premio nobel. Pero también de alegrías —dice este humilde cronista de la nada—. Uno apunta donde puede. Y si no puede, lo guarda en el recuerdo. —Alejandro, apúntame estas cañas, que […]

Continue reading →

Miércoles de ceniza

ceniza

El chino va montado en una bici, de niño, las rodillas le dan en la barbilla. La rueda de atrás es lenticular, tiene dibujadas secciones de colores como una ficha de Trivial. Cuando gira parece un molinillo. Lleva gafas de sol recelosamente grandes y con forma afascistada, doradas, rígidas, inquebrantablemente verdes. Levanta el culo, pedalea […]

Continue reading →

El niño Luisito

footsteps_2

Artículo publicado en eldiariofénix.com Luisito, de niño, era melancólico, algo grueso, indolente, comprensivo, alabancioso y entornaba los ojos al hablar. Luisito, de niño, jugaba a elegir con sus amigos, por medio de un complicado proceso de eliminación, al mejor futbolista de de una serie de estampas plásticas que venían de regalo en unos pastelitos llamados búlgaros. […]

Continue reading →

Jerónimo

corneta-300x300

Jerónimo era un profesor de matemáticas sevillano y bigotudo que siempre vestía jersey. A Jerónimo cuando daba clase no se le entendía ni papa. Sobre todo en estadística. Decía “zuzezo” y “zuzuzezo”. Jerónimo bebía más de las cuenta, bebía hasta que le salían granos en el cuello, se le ponía la nariz roja y le […]

Continue reading →

Solo de trombón

Hay veces, sincero lector, que las ideas van por libre. Uno trata de domeñarlas, tirando del ronzal e intentando reconducirlas por senderos preestablecidos e incluso posmodernos y profundos, pero se conoce que el pelo de mi dehesa tiene mucha fuerza. En fin, nos dejaremos llevar a ver dónde nos conduce esto. Solo me arregló una […]

Continue reading →

El calero

Era alto y rubio cómo una aguardentosa copla cantada por Concha Piquer. Se cubría la cabeza casi siempre con boina, en ocasiones especiales con sombrero: un fedora gris oscuro. Vestía blusón y tenía unas manos grandes y confortables. Serio, como un juez bíblico, mas sus sentencias estaban más cercanas a la piedad que a la […]

Continue reading →