Confianza

De nuevo abrevamos en el bloc, con recurrencia. Afortunadamente y de momento siempre hay alguna frase escrita que conduce a algún lugar.

La música de las verdes tierras del fin del mundo (la fin del mundo) es más épica que la de estas ocres llanuras. Digo, sin venir a cuento. Oír el violín de Martín Fay o la flauta de Paddy Moloney lo creo distinto a  escuchar la Jota de la Sartén.

Mi madre acompañaba jotas con una sartén de patas y muy bien por cierto, pero a pesar del virtuosismo sartenil, la tonada resultaba cualquier cosa menos  heroica. Aunque pensándolo mejor, tampoco resulta muy homérico ver tocar a un grupo de jubilados irlandeses.

Por cierto, a los irlandeses que lucharon en Flandes al lado de Felipe II se les llamo «gansos salvajes», dicho sin ánimo de ofender a nadie y mucho menos como vana presunción del narrador.

Nosotros en estas tierras dejadas de la mano de Dios tenemos algo que ellos, los de las verdes y épicas tierras montañosas del norte,  no tienen y que a mi juicio (siempre discutible y casi nunca bueno) nos hace mejores personas: la llanura. Y sino mejores, menos desconfiados. A cada momento y solo con levantar la vista sabemos lo que hace nuestro vecino o nuestro enemigo.

Las gentes de montaña nunca saben lo que hacen los del valle de al lado e imaginan cosas, ninguna buena. ¿Qué estará haciendo ese? Y hacen mala sangre y eternamente se odian. Endémicamente. No pueden ni verse los de un monte o un valle con los de el de al lado.

Aquí es más fácil. Ver por donde te van a entrar es siempre una ventaja, mejor que si te pillan a oscuras. Te preparas para el palo que te van a dar y si te da tiempo huyes, que es otra de nuestras características. Ya sé que no está bien visto, pero el que se espere a los garrotazos que levante la mano.

Oigamos la música y no nos preocupemos por huir, de momento.

httpv://www.youtube.com/watch?v=mtSjM3YU7Qw

2 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*