Cuento

La plaza del mercado tenía cinco, o más bares.

Ebrio, como siempre, entré en uno de ellos,

con la borrachera y el bar gané un concurso de relatos,

cuando mis tormentas eran literarias y creativas,

poco a poco dejaron de serlo.

*

El bar, de Domingo, lo tiraron.

*

Yo
caí
solo.

*

Estoy intentando un conjuro.

*

Usé grandes palabras, recuerdo

licuefacción y suciedad, me parecían importantes.

Y también recuerdo los  intentos de mi acompañante,

vanos, a pesar de él.

*

El vate triunfante del certamen poético

compuso un soneto a la Virgen,

éramos contrapuestos entonces.

Después acabamos en el mismo sitio.

*

P.S.

«Yo conocí tu época dorada,
aquellos años de estudiante en Cádiz,
cuando tú frecuentabas los suburbios
peores, los bares más inhóspitos.»

*

httpv://www.youtube.com/watch?v=47Z5kdvrKVo

*



2 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*