Curas

Don Luis era un cura tridentino. De los de antes. Andaluz con finca, sotana hasta los pies y siempre con el alzacuello desabotonado. Párroco.

Don José era de Tomelloso, desunció las mulas y cogió el breviario. Accedió mayor y mozoviejo al seminario. Siempre llevaba un sucio clergyman gris. En verano se tocaba con un panamá e iba en mangas de una camisa, que parecía única,  ornada con blancos y salados cercos de sudor. Siempre sonriente, manejaba un férreo auto del otro lado del telón de acero. Era el coadjutor.

Paseaban juntos por la glorieta bajo los árboles sosegadamente, como solo lo saben hacer las gentes de Dios.

Don Luis era medio metro más alto que Don José y doscientos millones de pesetas más rico. El ayudante era hijo de picholero y se había metido cura, según decían en el pueblo, por no doblar.

Hablaban.

La jubilación de D. Luis estaba cerca y le daba consejos a su segundo de como llevar la parroquia. Él, que llevaba cincuenta años catequizando tripudos y que había pasado de decir la misa en latín y de espaldas a decirla en esta lengua nuestra que es para cualquier cosa menos para decir una misa. Y de frente, viéndoles la cara y el bigote.

- Átalos cortos, José, que son comunistas, mucha misa y muchos golpes de pecho, pero estos son todos comunistas, que los tengo calados.

Pero José, en su bondad, sonreía y pensaba que la buena gente, siempre sería eso.

Más tarde, ya de párroco, los problemas le vinieron por donde esperaba. Por esos a los que llamaba «sepulcros blanqueados».

Pero eso es otra historia.

*

httpv://www.youtube.com/watch?v=5Oz2GLaeCk8

5 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Con el clero hemos topado!!!!

    lamentablemente no puedo opinar de tu articulo por que mi religión me lo prohíbe a estas horas, así que lo haré despues de la publicidad.

    un abrazo y ve con Dios

    PS Tu sabes si Dios tambien tendrá crisis, por que todo el mundo dice que Dios te lo pague!!! No se si tendrá suficientes fondos para tanto no?

  3. Adreu: Muchas gracias por tu comentario. Es cierto, Dios no debe tener fondos suficientes para atender las deduas que le hemos ido endosando a lo largo del tiempo. :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*