Dameros

En las minas mexicanas hay altares para que los mineros recen; como los toreros. En los oficios que se les ve las orejas al lobo está muy desarrollada la religiosidad entre sus miembros.

Recuerdo un cuento de Aldecoa (Ignacio), «Los Pozos», sobre toreros de mala muerte en la posguerra, cambiándose en la posadas y toreando en plazas de carros, siempre con el miedo metido en el cuerpo, viviendo con él; jugándose el tipo en pueblos donde uno no iría ni a recoger cuartos.

Leído con quince años ese libro de cuentos me conmovió. «Estos relatos constituyen un puntual testimonio de los años oscuros de la posguerra y en ellos palpita, en apretada humanidad, la gente triste y resignada, amarga y tierna de la España de los años 50», cuenta la contraportada del libro.

Saber mover las piezas no implica que sepas jugar al ajedrez, simplemente eres capaz de mover las fichas por el tablero; suele pasarnos frecuentemente con todo.

Ahora me acuerdo de otro cuento de la recopilación, sobre peones camineros «La urraca cruza la carretera». A los peones camineros les decían casilleros pues vivían en unas casas pequeñas (casillas) al borde de la carretera, con la familia y las gallinas. Había una de estas cada ocho kilómetros y cada peón mantenía cuatro kilómetros de carretera a cada lado de la casa. Fueron gentes que sufrieron mucha necesidad, luego con el tiempo a los trabajadores del Estado les fueron mejorando las condiciones de vida. Llevaban una boina con escarapela en un lado; desertores del arado (expresión del realismo social)  eran la mayoría de pueblos míseros y sojuzgados por terratenientes, igual que los civiles. Los funcionarios de entonces ,ferroviarios, camineros, oficinistas del ayuntamiento, etcétera, a pesar de su miseria, cuando hablaban lo hacían revestidos de un orgullo fatuo que le daba más razón a sus argumentos, como si fuesen más listos que el común de los labradores.

Creo que era Poe el que asignaba más inteligencia  a un jugador de damas que a otro de ajedrez. En la barbería de mis ancestros había colgado de un vértice, como un rombo, un damero que me llamaba mucho la atención.

httpv://www.youtube.com/watch?v=fltOORzSZe4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*