Diletante

Tras la siesta

Pantalón azul sujeto con tirantes grises, no de botones, de los otros con presillas doradas parecidas a bocas de cocodrilo. Las ojeras de la siesta tapadas con gafas negras. El pelo mojado y sucio, pastoso, asqueroso y aplastado.

La mala leche de después de la siesta sin tapar.

Tom Waits

Como tantas cosas, como casi todas, aquella noche Tom Waits se quedó en el maletero del Seat Ibiza gris y como tantas cosas, todas, desapareció. Apareció empotrado, posteriormente, tras la pared de cualquier casa o bajo alguna escalera, ya no recuerdo,  que era a donde iban todas las cosas a parar: la salida cósmica. La entrada era el maletero.

El sombrero se quedó, como recuerdo y señal.

Abandonad toda esperanza, aquí queda el sombrero como advertencia: no oséis entrar o estaréis durante toda la Eternidad empotrados tras la pared de cualquier casa.

Yo no sé quien es ese Waits, soy un analfabeto musical, dijiste ¿recuerdas?

Y lo abandonamos a su suerte en el maletero de un Seat Ibiza gris, una noche de cena agria.

*

httpv://www.youtube.com/watch?v=XrkThaBWa5c

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*