Final

Cae Michael Corleone
decrépito, eterno, acartonado y
vestido de gris neutro.
*

Lo recibe el suelo rojo y polvoriento
de la villa bermeja, toscana,
trasunto de Sicilia para un yanqui
*

Suena el intermedio de Cavalleria Rusticana,
ya muerto, un perro lame su cara,
como en una tragedia griega,
como en una ópera.
*

Dotando de cierto valor,
de cierto heroísmo y
de cierto honor a un criminal
al que se niega la redención.
*

Humanizar al monstruo
¿Acaso no son hombres los monstruos?

*

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*