Galicismos

Objetc trouvé

Siempre resulta recurrente volver mentalmente sobre nuestros pasos, incluso hasta el vientre materno, en busca de la imposible posibilidad, paradójica y cacofónica, de encontrar ese fallo al que suponemos pequeño y erróneamente creemos causante de nuestra actual vida. Sorprendentemente perdemos el tiempo urdiendo la forma en que sería nuestra existencia sin haber cometido ese ínfimo  fiasco, que como en una mala novela romántica, cambió nuestro sino;  podría haber sido perfecto, salvo por ese liviano error que fatalmente mudo nuestro hado.

Es una mera distracción, pues ambos: tú y yo, sabemos que el destino no se cambia, a pesar de que recurrentemente volvamos sobre nuestros pasos en busca de una vida que creemos merecida y que no aparece por ningún sitio; malhaya ese error que aún siendo pequeño en su cuantía, ha sido enorme en el peso de nuestra vida.

Deja vu

Se me vienen algunas veces al magín recuerdos de los dudo que sean míos, o al menos, no me suenan haberlos vivido, como una especie de deja vu al revés. Tal vez cabe la posibilidad de que los humanos poseamos capacidades mentales sin explorar, e incluso sin conocer y que una de estas sea el trasvase de recuerdos de una mente a otra.

Recuerdo que mi abuelo me dejo en la puerta y él se paso a los toros, pues tenía que pagar medía entrada por mí y no estaba dispuesto a tal despilfarro. Pero no recuerdo haberlo vivido (tenía cuatro años); por lo que deduzco que debe ser el recuerdo de otro, que me lo trasvasó por las razones que fueran. Así mismo, tengo imágenes de situaciones etílicas que no recuerdo, ergo, se las debo haber trasvasado al cacumen de alguien, por causas, de momento, insondables. Las cosas de la mente son inescrutables.

httpv://www.youtube.com/watch?v=6RUjnk2I9yU

One response

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*