Horas

Esta entrada, amago barroco,  está dedicada a Concha Rodríguez (@trianarts)

Sería más feliz (seguramente), teniendo una conciencia que se retroalimentase de ideas que fuesen comúnmente aceptadas por lo que se ha dado en llamar políticamente correcto.

Laudes es el primer rezo del día: Dios mío ven en mi auxilio, entre las seis y las siete de la mañana.

Sé que están buscando los huesos de Nuestro Señor Jesucristo; si aparecen es que no está en el cielo, ni resucitó. Los buscan para decir que seguimos a un cadáver y por tanto, son ellos los únicos que nos pueden redimir.

Prima se reza la primera hora después de salir el sol. Tercia es la tercera hora después de amanecer. Sexta, sobre las 11 de la mañana. Nona: la novena hora después del alba, alrededor las dos de la tarde. Son las horas intermedias y no es necesario acudir a la iglesia, se reza en el lugar donde se oye la campana.

Los voluntarios del Zaka, recogen, después de un atentado, los miembros, la sangre, los tejidos y otros restos de las víctimas, para enterrarlos como manda la religión judía, esto es, todos los restos mortales.

Vísperas, es el oficio de la tarde. Consiste de un himno, dos salmos, un cántico del Antiguo o del Nuevo Testamento, una lectura corta de la Biblia, el Magnificat de la Santísima Virgen, responsorios, intercesiones, el Padrenuestro y una oración conclusiva. Completas, se rezan al acosarse y Maitines a las tres de la mañana.

En Santo Toribio de Liébana hay un trozo de la cruz de Nuestro Señor, el Lignum Crucis. Santo Toribio es junto con Tierra Santa, Roma y Santiago uno de los lugares de peregrinación de los cristianos.

Allí se pueden escribir los versos más tristes esta noche, o siempre.

O aquí.

De hecho: «Puedo escribir los versos más tristes esta noche./Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,/y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.”/El viento de la noche gira en el cielo y canta./Puedo escribir los versos más tristes esta noche./Yo la quise, y a veces ella también me quiso.»

Sería feliz con una conciencia que se amoldase a las circunstancias.

*

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*