Jesús Rescatado

El sábado tomando café con el Feo, su mujer y La Tierra, les conté nuestro viaje las Cruces de Infantes y salió a colación Nuestro Padre Jesús Rescatado, que está en la Iglesia de La Trinidad de Villanueva de los Infantes.

Les referí la historia de Jesús de Medinaceli, que es la siguiente:

La imagen del Cristo es de la primera mitad del siglo XVII, con 1,73 metros de altura. Fue tallada en Sevilla. Corresponde a un Ecce Homo. Es dudosa la autoría de la imagen. La imagen se realizó por encargo de la comunidad de los Padres Capuchinos de Sevilla, quienes la llevaron a la colonia española de San Miguel de Ultramar (Mámora) en el norte de África. Hay constancia documentada de que en el año 1681 la imagen era venerada en la referida plaza.

La tradición cuenta de la siguiente manera el cautiverio y rescate de la imagen:

Aconteció que el día 30 de abril de 1681, Mámora cayó en manos de Musley Ismael y su ejército y la imagen del Nazareno fue también capturada y llevada a Mequínez. Allí y por orden expresa del Rey Muley, la imagen fue arrastrada por sus calles en señal de odio contra la religión cristiana y hasta algunos aseguran que, como si se tratara de carne humana, fue arrojada a los mismos leones. La imagen fue vista en un muladar por el trinitario Fray Pedro de los Ángeles que presentándose ante Musley Ismael solicitó el rescate de la imagen como si se tratara de un ser vivo. Se dice que el rey le permitió al padre trinitario custodiar la imagen, hasta que reuniera el dinero para su rescate, amenazándole que, de no hacerlo así, lo quemaría a él y a la imagen.

Recaudado el importe del rescate, los libertadores habrían de pagar el peso de la imagen de Jesús Nazareno en monedas de plata. Puesta en una parte de la balanza, en el plato de la otra parte fueron echando monedas de plata hasta que al llegar al número de treinta, coincidente con el precio en que Judas vendió a Jesús, la balanza se equilibró milagrosamente a pesar del bajo peso de la exigua cantidad.

La imagen, ya rescatada, pasó después a Tetuán, de allí a Ceuta, y por Gibraltar a Sevilla, hasta llegar a Madrid. Se le impone el escapulario trinitario como a todos los rescatados por la orden. Esto ocurre en Enero de 1682. Se hacen infinidad de reproducciones de la imagen, dado el gran fervor que levanta en el pueblo.

La Orden Trinitaria se fundó en 1198 por San Juan de Mata, con el fin de conseguir la libertad de los cautivos en manos de musulmanes. Desde la primitiva Regla aprobada por Inocencio III, los trinitarios dividían en tres partes todos los bienes que les llegaban: dos para el sustento y las obras de misericordia y la tercera para la redención de los cautivos. Cervantes fue rescatado por los Padres Trinitarios. El lema de la Orden es: GLORIA A TI, TRINIDAD, Y A LOS CAUTIVOS, LIBERTAD.

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*