La fugacidad es un arma cargada de futuro

Fugazmente, de forma rápida y, sobre todo, huidiza va pasando la tarde. Quien dice la tarde dice la vida.

La fugacidad barroca incide en que en un abrir y cerrar de ojos, el polvo vuelve al polvo y de nada valen los oropeles, ni las cruces bordadas en oro.

In ictu oculi.

El presente es un momento fugaz, su intensidad eterna.

La memoria hace eterno el más fugaz de los presentes

Momentos fugaces inolvidables.

La genialidad no es un fin, ni una actitud. El conocimiento es ignoto, las dudas inmensas y ponen a cada uno en su sitio.

Puesto ya el pie en el estribo / Con las ansias de la muerte, / Gran señor, ésta te escribo.

Nada puede el tiempo mientras haya memoria.

La fatuidad es tan insoportable como una novela de Kundera. No es lo mismo fatuidad que fugacidad. Kundera no es malo, pero la frase queda bien. La construcción de una oración implica daños colaterales.

La fugacidad es un objet trouvé. El resultado es tan realista como una fugaz instantánea de Cartier-Bresson.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ho9rZjlsyYY&feature=fvst

3 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
    • Muchas gracias Isabel por tu inquebrantable participación…. Los retos son como los pimientos de padrón, unos cuajan y otros no.
      Feliz día :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*