Ladrillos

Paseo, ladrillos oscuros que parecen del Soho: abundan los cazadores de zorros entre acrónimos.

Hielo conocido y sucio.

¿Es posible vaciar las palabras?

Sacarles el serrín como a un viejo muñeco y dejarlas huecas, mero adorno sonoro o gráfico: como un arpegio.

Palabras indoloras, solo música o grafía.

Palabras vanas y estéticamente agradables al oído, como un revolver sin balas, un recurrente y efectivo molino de oración o una sería e inexpresiva mujer de las de Müelich.

Aparta el maldito velo aunque no sirva de nada: los salvajes ahora son clásicos.

*

3 responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*