Las cosas de la calle tienen poca importancia

diluvia

Diluvia. Como si el cielo quisiese lavar nuestras culpas. Las gentes cuando llueve se meten en los bares, ¿qué van a hacer? Un café, una copa, otra, ya que estamos almorzamos ¡chico, pon unos huevos revueltos con jamón!, un licor de hierbas que no tiene malicia, se nos ha pasado la mañana sin darnos cuenta.

Diluvia en sábado, ruidosamente, con alegría, con musicalidad me atrevería. Como si el cielo quisiera llevarse por delante la semana y limpiar la tierra de tanta inmundicia. El espacio que hay entre la acera y la calzada, por donde corre el agua, se llama rigola. No es que pase nada por no saberlo, pero se llama así. La Mancha necesita lluvia cada tanto, no solo por las plantas, no. Por los pecados. La planicie hace que se vayan amontonando las culpas y que haga falta que la avenida las arrastre. En los sitios montañosos los patinetes, los pecados y los viejos corren que se las pelan cuesta abajo.diluvia

Diluvia y el agua corre por la rigola hacia el sumidero. Como los dineros a Suiza. En Berna hay un hotel con un empalagoso y largo nombre en francés que tiene en el hall a la Victoria de Samotracia, en escayola, circunspecta, elegante, serena, edificante, como saludando a los huéspedes: «Ruego a usted acepte el testimonio de mi consideración más distinguida». Las tazas del retrete de las habitaciones singles (tazas de retrete de la marca Jacob Delafon, Paris, France) son acogedoras y muy capaces. Desde allí se observan cómodamente las patas de la bañera en las pausas para cambiar de hoja en La montaña mágica, son garras de león muy historiadas y de hierro fundido. Todo en Berna (y en Zurich y en Basilea…) es muy edificante, historiado, circunspecto y tranquilo. Para que uno no tenga conciencia de lo que hace, para que se sienta como un tendero ingresando la recaudación del establecimiento de quesos al detall,  cuarta generación, que usa papel parafinado para envolver.

—Nadie se mira su moco, sino el que le cuelga al vecino.

Se llevan y se han llevado nuestros cuartos, a Suiza o a la Cochinchina —y eso no lo lava un matapolvos—. Amnésicos, los partidos ponen en la picota a los ladrones de enfrente y suben a un pedestal a los propios. Creo yo, modestamente y sin que sirva de nada, que mientras no limpie cada uno su mierda, saque su basura y abra las ventanas para que corra el aire y se lleve el olor a podrido, esto no tiene arreglo. Por supuesto que seguirán diciendo que no es igual uno que otro y lo envolverán en ideología. Pero lo cuartos, ¡ah los cuartos!, esos no volverán.

Diluvia. El agua se lleva por delante (o eso espero) la tristeza de esta semana. Los errores terribles, los pábulos…

La lluvia limpia las cabezas y el pavimento. Ya no se salta sobre los charcos y así nos va, desde que nos hemos vuelto tan circunspectos y formales como un vendedor de queso suizo nos da miedo que la lluvia nos moje el pelo. Lo que hasta no hace tanto era una bendición de dios, ahora es un problema.

—¿Ha visto usted algún santo con reloj?

—Yo no.

Llueve en esta mañana de sábado, ahora mansamente, calando. En la calle hay una conversación algo elevada, algo deslavazada, pero sin importancia. Las cosas de la calle, ya sabes, tienen poca importancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*