Los Santos

En los Santos la gente estrena abrigo, come castañas, prende la calefacción y visita el cementerio.

La gente es de costumbres y va adónde va Vicente, inopinadamente.

Los días previos a la fiesta la gente asea con ahínco las tumbas de sus muertos. Las mujeres viejas van con cubos llenos de trapos y productos de limpieza calle Manterola adelante camino del camposanto, con gesto firme y mirada perdida. Frotan la lápida del marido (que Dios perdone) con un cepillo de raíces y mucho empeño; limpian las fotos con limpiacristales, los herrajes con sidol y barren el espacio entre sepulturas. Algunas pintan con cemento disuelto en agua, entre afectados suspiros, el contorno de la sepultura en el suelo, esto es echar un filete. Colocan flores con resignación y tras recorrer todos los puestos buscando el mejor precio.

Las dos jornadas de santos el camposanto está abarrotado de gente puesta de limpio. Los que viven fuera acuden con traje y ramos envueltos en celofán, como los que entregan a los ciclistas al llegar a la meta, que también es otro eufemismo de la muerte. La gente pasea bajo los cipreses y la necrópolis pierde seriedad: parece más un parque que un pudridero. Las sepulturas, nichos y panteones están alegres, floridos y relucientes. Los finados se sienten contentos, allá donde estén, con sus deudos que, al menos una vez al año, arreglan la postrer morada.

También hay tumbas de tierra, algunas enjalbegadas, con cruces de hierro oxidadas y a las que no falta una flor sobre ellas, algunas veces una cresta de gallo metida en media botella de plástico.

En el cementerio de Tomelloso hay, o había, varias zonas bastante grandes, como de un celemín me atrevería a decir, llenas de tumbas mínimas y pintadas de blanco. Sepulturas de niños fallecidos antaño, cuando había tanta mortandad infantil. Les decían «los pisteros», nunca pregunté porque, además, ese nombre me parecía irreverente. Los funerales de los niños bautizados se llamaban Glorias pues el alma del infante subía directamente al Cielo. Esos duelos eran motivo de regocijo, los familiares invitaban a aguardiente a los asistentes al velatorio y se hacían muchas chanzas y bromas durante el mismo: la criatura iría a la Gloria y la familia tendría una boca menos que alimentar.

De vez en cuando aparece alguna tumba desvencijada, con la lápida partida y la cruz arrancada. Sucia y sin ninguna flor.

Resulta doblemente triste.

P. S.

El entierro de Sigfrido

httpv://www.youtube.com/watch?v=xbjDA26pIdM

11 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Que diferente a como se vive en las ciudades. Supongo esta tendencia tan urbana a creernos eternos tiene mucho que ver con el distanciamiento de los rituales. Impresiona la interpretación de la meta como eufemismo de la muerte.

    Un saludo

    • Los rituales poco a poco se van marchando de todos los sitios. Llegar a la meta es sinónimo del final, por estos lares.
      Muchas gracias por tu comentario :-)

  3. El año pasado y este he podido comprobar, ya lo había hecho en otros lugares mucho más lejanos, todo lo que has explicado en el post. El ir y venir varios días antes con todo lo necesario para la limpieza. Yo no tengo a nadie aquí, pero me ha gustado la experiencia.

    Saludos, Francisco :-)

  4. La descripción es fabulosa. Has explicado a las mil maravillas las costumbres que has nombrado. Hasta tal punto que has transformado en gentil lo putrefacto.
    ¡Un saludo, Francisco!

    PD es siempre curioso lo que se aprende en este rincón :)

  5. Buen post! es una buena forma de rendir homenaje a los difuntos.
    Aprovecho para decir que mi padre nos contaba que los “pisteros” eran los niños que morian por las llamadas pestes que se daban en la época, gastroenteritis, gripes, bronquitis ..etc.. son las mismas que hoy en día los niños padecen pero los médicos llaman “virus” (incluso a veces sin saber que es lo que tienen lo apañan con decir que..’ ha cogido un virus’) y para lo que por suerte hoy en día hay vacunas y remedios.
    Saludos :)

  6. A ellos ya no les importamos, y bien que hacen, pero a nosotros nos faltan y siendo esa la “meta” que nos espera, les visitamos que bien esta recordarlos.

    Dicen que los importante es participar en la carrera y yo creo que es verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*