Maravillas

El Monte Carmelo está en Israel. La ciudad de Haifa está asentada parcialmente sobre este alto. Karmel en árabe quiere decir jardín; Karem en hebreo quiere decir viñedos de Dios. Es aquí donde Elías demuestra que el Señor de Israel es el verdadero Dios.

Inspirados por él, en el siglo XII, San Bartolo del Monte Carmelo y un grupo de seguidores, fundaron un cenobio y construyeron una iglesia que dedicaron a la Virgen María, a la que veneran como la Virgen del Monte Carmelo o del Carmen. Tomaron así el nombre de “Hermanos de Santa María del Monte Carmelo” (en latín Ordo fratrum Beatissimæ Virginis Mariæ de monte Carmelo). San Alberto de Jerusalen o Avogadro, les entregó la regla en 1209, aprobada por Inocencio IV en 1247.

El famoso Escapulario del Carmen, se lo dio a San Simón Stock, la propia Virgen María, el domingo 16 de julio de 1251 en Cambridge. Las primeras monjas carmelitas aparecen en Florencia en 1452. A partir de 1562, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, impulsan la reforma del Carmelo, fundando los primeros conventos de Carmelitas Descalzos. La nueva regla busca retornar a la vida centrada en Dios con toda sencillez y pobreza, como la de los primeros eremitas del Monte Carmelo. Los calzados, pasan a denominarse «de antigua observancia».

A esta última pertenecen las monjas del monasterio de Nuestra Señora de las Maravillas, en Madrid, actualmente en la calle Príncipe de Vergara y anteriormente en la Plaza de la Cebada, donde llegaron a tener un importante papel en el 2 de mayo. Regularmente, no tanto como nos gustaría, visitamos este convento pues una familiar de Mari Carmen lleva allí enclaustrada más de cincuenta años, siendo, creo, la decana de la comunidad. Ha sido priora en algunas ocasiones ya que este cargo es electivo.

Lo primero que sorprende nada más atravesar la puerta es la tranquilidad y el silencio que se respira, a pesar de ser un edificio situado en el centro de la ciudad.

Y luego, la felicidad de las monjas.

Es verdaderamente reconfortante el pasar una horas con ellas, su sencillez, su sapiencia, la humildad con la que hablan y actúan, la felicidad que transmiten. Es como regresar a un tiempo, que por supuesto, no he conocido. ¿Que mueve a una joven a dejarlo todo? Con dinero, estudios y amigos. No deja de sorprenderme.

Cada vez que volvemos.

httpv://www.youtube.com/watch?v=BSo8rRn-vEA

4 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Bonito post … e interesante reflexión … ¿qué mueve a alguien a dejarlo todo? ¿a alejarse de todo y de todos para siempre? nunca he podido entenderlo (y me eduqué entre monjas hasta los 18 años…) pero, la verdad, según me voy haciendo mayor entiendo cada día menos la Fe en Dios, y vistas algunas de las barbaridades que se han hecho, se hacen o harán en su nombre …
    Son cosas de seres humanos…tan grandes como imperfectos siempre..
    Un abrazo
    Berta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*