Las Marianas

Sostenibilidad, creo yo,  no es un sustantivo del que abusara en vida el yaciente, oriental y bisojo Onetti. No estaban en Santa María para mariconadas.

En Alcázar de San Juan, no de Santa María, celebran el solsticio de verano en el cerro de los molinos, por lo visto y a pesar de San Juan Bautista,  es mas profundo y adornado teatralmente por la cara de arrobada de la concejala.

Por el contrario, el feo novelista uruguayo, en vez de regresar al paganismo, optó por no levantarse de la cama. Por gandul, según su viuda y no como protesta, según los siempre cándidos y políticamente correctos explicadores de actos ajenos.

-  ¿Qué querrá decir Buñuel con el saco de arpillera?

Cuestionaba la noia, con cara mística, como de pre-orgasmo, a la salida de «Ese oscuro objeto del deseo». Afirmando posteriormente con una familiaridad casi creíble:

-  Este Buñuel.

Recuerdo haber visto en Alicante (Akkra Leuke-Lucentum-Alacant) «Johnny Guitar». En los minicines Astoria, plaza del Carmen. «Miénteme…» donde tampoco aparecen sustantivos innecesarios ni neutros.

Hablando de profundidades,  los episodios más liberadores para mi pobre espíritu han sido cuando consideré la mejor novela del siglo XX, a la sazón el Ulises de Joyce,  un tostón; cuando definí a Ingmar Bergman un plasta y cuando dejé de leer la Biblia de Miguel Yuste, cada una de estas afirmaciones efectuadas en público y a la cara de esas criaturas abisales con las que me juntaba en mi mocedad.

A lo mejor es una leyenda urbana, pero recién llegada la democracia a nuestra Patria e incluso casi (quiero decir formalmente) a nuestra amada ciudad, un carnaval actuó «Jarcha» en el Casino de Tomelloso, el bis fue lógicamente «Libertad sin ira» y el público henchido de ardor libertario coreaba:

- ¡¡¡Amnistía, libertad y Alianza Popular!!!

Seguramente sea una leyenda urbana. Pero es que por entonces estaba la gente algo despistada y más los del casino de los señoritos.

Esa época nos haría sonrojar a más de uno.

httpv://www.youtube.com/watch?v=oqKmOB4lH5U

2 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*