No me dejes

Las excusas solo sirven a quien las utiliza, limpiando su conciencia y sentido, pero poco.

Las atracciones de feria giran y giran entre la música y las sirenas, sin llegar a ninguna parte. Cuando acaba el viaje te encuentras en el mismo sitio en el que lo empezaste, cómo tantas veces y es que los giros de trescientos sesenta grados no conducen a nada.

Nunca hubiese pensado que me estremecería tanto al ver a un perro atado, prisionero permanente y sin posibilidad de remisión.

Los párrafos precedentes, soliloquios usados para ganar tiempo, suelen dar mucho juego, incluso sirven para marear la perdiz. Ya se sabe, cuando no se tiene nada que decir es cuando más se habla.

Pergeñemos una historia, necesaria y entretenida regresando al alimenticio y feliz pasado.

Cuando empecé a trabajar en la gasolinera, compaginaba el trabajo con la enseñanza nocturna. El horario del instituto era de siete a once; de diecinueve a veintitrés dicho con más exactitud. Era el corre-turnos y tenía estos por días en lugar de por semanas como los demás. Los lunes tocaba servicio de noche, después de clase y  mobilette mediante llegaba a la gasolinera, donde me esperaban mi padre y la cena.

Con independencia de la colación, el postre era siempre el mismo: dos flanbyes. De 1978 hasta 1982 todos los lunes por la noche que tuviera turno mi postre era el mentado flan de Nestlé.

Durante el primer año de trabajo, mientras tomaba la cena, había un programa en Radio Nacional, presentado  por Xavier Moreno que se llamaba “La Huella de los Ídolos”, donde repasaban la biografía de los grandes intérpretes musicales, en aquella época Jacques Brel. Desde entonces cada vez que escucho una canción del belga, sobre todo Ne me quitte pas, me sabe al postre de vainilla.

Moraleja: todas las ideas, salvo las más abyectas o las delictivas, se pueden defender. Las personas son más importantes que las ideas, salvo las más abyectas o las delictivas,  en las que creen. Descalificar a alguien por sus ideas, salvo las más abyectas o las delictivas, se llama sectarismo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=RKMqCqjixyo

9 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Los sectarismos… tan habituales como odiosos. Etiquetar por comodidad y evitar pensar. Nada nuevo bajo el sol por desgracia. Dice tanto y tan poco de los sectarios…

  3. En cierto modo todos en algún momento cometemos ese error, unos por desconocimiento, otros porque es más fácil y, muy pocos damos marcha atrás para enmendar y reparar nuestro error.
    Piensa mal y acertarás, uno de los dichos o refranes que tiene más adeptos.
    ¿Semana afrancesada? Muy buena la música elegida..

  4. A mi puede que la que más me guste de Brel, sea Amsterdam o Les bougeois, en todo caso es uno de mis cantantes favoritos. Nacido en un país con muchos problemas causados por el sectarismo. Cantaba en francés y en flamenco, y le respetaban.
    Hoy en día el sectarismo aumenta en nuestra sociedad y solo por pensar diferente, o un poco diferente te acusan de multitud de cosas
    Una lástima

    • A mi tampoo es la que más me gusta, pero es la que me sabe a flan…
      El sectarismo nos tiene adocenados… ¿o somos sectarios por adocenamiento?
      Gracias :-))

  5. Ah, hice un comentario y no salió, probemos otra vez.
    Decía que no sabía que la palabra sectarismo significara eso. Está bien esto de aprender cosas nuevas.
    El post, excelente, como siempre. Un abrazo, amigo tuitero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*