Nubes

(A Nora Bengotxea, autora del primer párrafo, origen e inspiración del resto)

Se ven nubes negras, parece que amenaza tormenta, de esas secas y estériles que lejos de refrescar el ambiente lo enrarecen, convirtiéndolo en irrespirable.

Tormenta yerma que solo trae malestar y angustia, que aclara la sangre haciendo que se suba a la cabeza con velocidad. Notándola vertiginosa en su afán de ocupar cada micra del cerebro, de bañarlo hasta nublar la vista anulando la capacidad de discernir lo bueno de lo malo.

La sangre se sube a la cabeza y tú no estás cuando avanza la tormenta.

Siento el peso de la cabeza y el de todas mis culpas y el de las culpas de todos los hombres sobre mis hombros cansados, mientras los truenos se oyen cada vez más cerca.

Parece que amenaza tormenta, las nubes avanzan, se oyen truenos cada vez más cerca.

¿Dónde estás?

*

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*