Orígenes

Cuanto más leo, más consciente soy de lo que me falta. ¿Que vamos a hacer?

No tengo antepasados de macferlán, ni de pantalones bombachos, ni gorra de golf. En el desván de mi abuela, en la cámara, no hay trajes de cuadros. Solo blusones y camisas sin cuello, chalecos de pana lisa y alforjas grises con iniciales rojas bordadas.

No hay fedoras, canotieres ni borsalinos. Hay boinas de color de ala de mosca y sombreros redondos y negruzcos de paño y otros de paja con una cinta.

Estirpes de braceros que juntaron, ya en el siglo pasado, la suficiente tierra en la que cupiesen las tumbas de todos los hijos. Genealogías llenas de abortos, hambres y vergüenzas. De viejos anuentes, guisos de patatas y gachas sin aceite.

No soy nadie ni vengo de ningún sitio de oropeles. Vengo de los que mueren en las guerras, de los que pasan hambre en las hambrunas y de los que, cuando toca,  son siervos de la gleba.

Me siento más cercano a Miguel Hernández que a García Lorca, a Félix Grande que a García Pavón.

*

4 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*