Où sont les Muses?

La presencia de la pajarilla de las nieves avisa al poseedor del arcano de la posibilidad cierta y cercana de nevadas. También se le llama lavandera blanca, motacilla alba o aguzanieves y pertenece a las aves paseriformes, esto es, con forma de gorrión. No entiendo de pájaros, lo leo y lo copio. Los verdaderos peritos aviares son los ornitólogos y la gente del campo. Conozco quien afirma que la ornitología es la especialidad más facil de la zoología. El baño continuado de los gorriones en los charcos es una declaración de lluvia en toda regla.

Comienza febrero, mes del carnaval, ahora domeñado y dirigido por quienes mandan, subvenciones mediante. Eliminando la subversión de la fiesta y convirtiéndola en un mero ver pasar comparsas y carrozas, todos alieneados y numerados y sin faltarle a nadie al respeto. Un carnaval de aquellos salvajes me encontré en casa de los Mantecas vestido de algo que pretendía representar un gangster: una gabardina de mi padre, un sombrero de mi abuelo y cicatrices y moratones pintados con el lápiz de ojos de mi madre. Al rato estaba por la calle de la Feria con uno de los Mantecas mayores, él vestido de podador o injertador, yo como su guardaespaldas. Improvisaba versos sobre la marcha teniéndo mucho éxito entre los viandantes, recuerdo especialmente dos.

« Fraga el de los tirantes
te llaman el garbancero
los garbanzos son su fuerte
¡¡¡no quiere ser melonero!!!»

Y también

«Y el Partido Comunista
que predica la igualdad
de bienes, que no de trampas
mirar que casualidad»

Resultaban de mucha aceptación dado lo politico del ambiente de aquellos años.

El esparto es una gramínea que crece borde en el monte y que se llama también atocha y albardín, con las fibras secas se teje la pleita y la crineja y se hacen sogas, cestos, albarcas (esparteñas), sombreros, asientos de sillas, forros para las bombonas y un sin fin de artículos. Antiguamente no se podía coger el esparto, era necesario pedir permiso, estaba regulado como el espigueo, ahora puede ir cualquiera y coger el que necesite. Mi abuelo hacía pleita con mucha maña, cruzando las fibras sin mirar. El esparto también se usaba para atar los injertos y para hacer los aguarones (albardas) para los borricos.

Este abuelo mio vendió la última acémila en el setenta, no recuerdo el nombre del pobre asno, con el dinero se compro un tractor y el burro terminó en la longaniza, si hubiésemos sido italianos, en la mortadela.

Y los orzuelos se quitan pasando una llave hueca por el forúnculo, si no tienes llave, vale una alianza. El problema se presenta cuando eres aimara, ya que esas erupciones les salen por mirar miembros prohibidos. Se quitan con el estiércol del conejo, que se punza con la punta de un yauri; se hace entibiar en fuego, y se pasa tres veces al día, diciendo:

«Kuti, kuti, kuti, wayra kuti»

Por cierto ¿dónde están esta tarde las musas?

httpv://www.youtube.com/watch?v=ZjeEqBKhGW4

2 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*