Pacto

Los contemporáneos de Paganini creían que había hecho un pacto con el diablo. Contaban que había matado a un rival en su juventud y condenado a presidio por ello, hizo en la cárcel el citado acuerdo, entregándole al maligno su alma a cambio de la libertad y la maravillosa técnica violinista que mostraba. Tal es así, que a su muerte, ocurrida en Niza en 1840, le negaron la sepultura en Sagrado y fue enterrado en el cementerio de un lazareto, hasta que su hijo lo trasladó a Parma.

La gente, en cuanto alguien destaca lo ponen a caer de un burro. También tenía fama de tacaño, falsa. Le molestaba que le engañasen y sobre todo tocar de balde. Cuando lo invitaban a comer y le decían que se llevase el violín para tocar algo gratis en la sobremesa, decía que su violín nunca comía fuera de casa (de los famosos siempre quedan las anécdotas: yo no le cedo el paso a un maricón; yo si).

Aarne-Thompson es un sistema de clasificación de fábulas, leyendas y cuentos de hadas, el pacto con el diablo pertenece a la categoría: AT 756B–«Contrato con el demonio», todo esta normalizado, hasta los cuentos.

A Urban Grandier, sacerdote francés, le encontraron dos contratos con el maligno, uno en latín corriente y otro en latín abreviado  escrito al revés y firmado por varios demonios, uno de ellos Satanás. Tuvo mala suerte, porque en la misma vista, unas ursulinas declararon que las había embrujado y les había enviado al demonio Asmodeo, entre otros, para realizar actos malvados e impúdicos con ellas. Lo quemaron el 18 de agosto de 1634.

Paganini, por el contrarío y a pesar del pacto, murió de una laringitis tuberculosa con 56 años, el 27 de mayo de 1840.

*

2 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*