Pastores

Tradicionalmente (y siempre volviendo a abrevar en el pasado) los pastores se contrataban hasta San Pedro, es decir, hasta hoy. Al llegar a esta fecha seguían con el mismo amo un año más, o se cambiaban a otra casa; resolvían un contrato laboral de palabra, eterno y de obligado cumplimiento. Siempre me ha interesado este mundo pastoril y enamorado de Galatea como Elicio y Erastro paso a glosar someramente cuatro cosas sobre la trashumancia.

Las primeras normas escritas sobre la trashumancia datan del reinado de Eurico en el 504. Más tarde en el reinado de Sisenado (631-636) se marcan las rutas de la trashumancia y reglamenta su uso. El Real Concejo de la Mesta, creado por el Rey Alfonso X en el año 1273, tenía entre otras atribuciones el control del tráfico ganadero y la preservación de las vías pecuarias actuando con potestades de juez y parte en los litigios que le afectaban tanto en la usurpación de los caminos de carne como en el contrato para el aprovechamiento de pastizales que eran necesarios para el desplazamiento periódico del ganado a través de las Cañadas Reales.

El Concejo de la Mesta eximía del servicio militar y de testificar en los juicios a los pastores. Aparte de su sueldo les adjudicaba veinte de cada cien crías. Durante el movimiento de la cabaña por las cañadas, el rebaño tenía derecho a un quintal de sal y sólo debía respetar las cinco cosas vedadas: dehesas, trigales, viñedos, huertos y prados de siega. Ahora bien fuera de las propiedades privativas, si alguien usurpaba una vía pecuaria y la sembraba o la incorporaba a sus predios, se veía expuesto a arrasamiento de la propiedad comunal por parte del ganado, que era conducido por los pastores a ocupar la anchura determinada por la Mesta.

La organización jerárquica de los pastores comenzaba por el dueño de los rebaños, este nombraba al mayoral, consejero delegado del ganadero que contrataba el personal, organizaba la compra de intendencia, programaba las jornadas de camino e inspeccionaba los rebaños. Tras el mayoral iba el rabadán que ejecutaba las ordenes de este y abría la marcha del rebaño caminando el primero. Le seguía el intendente o yegüero que organizaba junto con el mayoral la intendencia y suministro de comida y bebida. Seguían después en autoridad los pastores primero, segundo y tercero. El pastor primero estaba relacionado directamente con el rebaño y con el rabadán. El pastor segundo gobernaba el hatajo de carneros o moruecos. El pastor tercero estaba encargado de la limpieza de los corrales y actuaba como correturnos en los descansos de los demás. Por último estaban los zagales, criaturas que a partir de los nueve años comenzaban a aprender el oficio.

La cañada tiene un ancho de 90 varas, unos 75 metros; cordel es la mitad, 45 varas o 38 metros; vereda anchura 25 varas o 21 metros y Colada, 15 varas o 10 metros. Tienen protección legal desde el siglo XIII, y suman más de 124.000 km de longitud y 420.000 hectáreas de superficie, en toda España. Las vías pecuarias son terreno comunal, de propiedad, uso y utilidad pública.

Las Cañadas Reales, son las siguientes: Cañada Real de la Plata. Recorrido total 500 kilómetros. Comienza entre Asturias y León, en el alto de Viganos y muere en Trujillo  -  Cañada Real Leonesa Occidental. Recorre 700 kilómetros. Arranca en León y muere en Badajoz  -  Cañada Real Leonesa Oriental. Tiene 700 kilómetros de recorrido. Comienza cerca de Riaño, cruza León y Palencia pasando por las provincias de Segovia, Ávila, Toledo, Cáceres y Badajoz  -  Cañada Real Segoviana. Tiene 500 kilómetros de longitud. Arranca de la sierra de Neila en Burgos y termina su recorrido en Granja de Torrehermosa  -  Cañada Real Soriana Oriental. Con 800 kilómetros es la más larga de todas, comienza en Soria y muere en Sevilla  -  Cañada Real Soriana Occidental. Recorre 700 kilómetros y cruza de modo diagonal el centro norte de la península saliendo de Soria y pasando por Valladolid, Segovia y Ávila  – Cañada Real Galiana (Riojana). Nace al Sur de la Rioja y recorre las provincias de Soria, Guadalajara, Madrid, Toledo y Ciudad Real  -  Cañada Real Conquense. Discurre por las provincias de Cuenca, Ciudad Real y Jaén  -  Cañada Real del Reino de Valencia. Arranca de la sierra de Tragacete y atraviesa Cuenca terminando en Valencia  – Ruta Zamorana. Nace en Porto de Sanabria entra en la Sierra de la Culebra, pasa por Ciudad Rodrigo y termina en Alcántara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*