Rapsodia

Dedico esta entrada a mi amigo Daniel Zarzuelo, @Simpliciuss.

Se van los buenos amigos y viene la lluvia ¡Que gráfico!

Hace dos años me empezó a seguir un pollo coreano y hoy me acompañan más de tres mil amigos en Twitter, inmerecidamente. Creo que es poco importante lo que digo. Pero lo agradezco de todo corazón y si lo pienso me tiemblan las piernas. Pido al clemente dios azul transfigurado en colorín, que no deje que me  envanezca.

Galeano apoyado sobre la plana superficie de la mesa de un bar, lee unas cuartillas con voz acompasada y acento oriental. El lugar, mirándolo mejor apenas llega a taberna, está alicatado hasta media pared con azulejos alguna vez blancos. La mesa es de madera, extrañamente limpia y pulida; de forma geométrica y perfecta. Galeano lee alargando los fonemas, como Manuel Alexandre, pero con voz más profunda y gesto adusto; no sonríe. Onetti lo observa desde la eterna cama, en Santa María. Bajo la lacada superficie del mueble la carcoma devora la madera pacientemente, como una metáfora de la vida: la aparente perfección exterior está minada por gusanos. O una parábola. O una celebración de Thomas Vinterberg

Galeano protege su engolada voz cubriéndose la cabeza con una gorra azul de viejo marino. Pedro Marina Cartagena le corto la oreja a un legionario y negó a Nuestro Señor tres veces ates de que el gallo cantase. Galeano sube cada día a la casa de Onetti, con actitud genuflexa y más borracho que su maestro. Aguanta los improperios y humillaciones pues necesita ejercer de amigo de un futuro muerto famoso.

—Usted, Galeano, aprenda a escribir antes de venir a mi casa. O mejor: no aprenda y tírese al tren.

En una ciudad como Madrid, fría y con dura pronunciación, los inviernos son crudos para los orientales. Suena una música, parece de Glass, rimbombante y pretenciosa, Galeano mueve los labios pero no se oye lo que recita. El monje Guido D’Arezzo, sobre el año 1000, elaboró la primera notación musical al asignar los nombres de las notas con la primera sílaba del himno «Ut queant laxis» de Paulus, Diáconus Cassinensis. Solo seis, pues la séptima, Si, era considerada un tono diabólico (diábulus in música).

La música para de golpe y Galeano sigue leyendo.

El muerto famoso mira desde la cama, eternamente condenado a ser testigo de las lecturas de su discípulo como castigo por sus humillaciones.

Las carcomas trizan la madera.

La dura pronunciación es peor que el frío.

No creas todo lo que escribo.

P. S.

Variación 18.

httpv://www.youtube.com/watch?v=MQVi5MFt5M8&feature=related

7 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Creo que he visto a ese Galeano del que hablas. Parece tan real. Está leyendo allá en la lejanía de un cuarto frío y lúgubre, con su distorsionada pronunciación. Me encanta la imagen.
    ¡Un saludo, Francisco! :)

    PD Lo de Twitter es totalmente merecido ;))

  3. Todos hemos visto unas conversaciones tipo las que describes tú tan bien que acabas creyéndote todo. Sí, eso que dices que no hay que creer..

    Muy merecida la Rapsodia para el simplemente @Simpliciuss.

    :-)

  4. “Aguanta los improperios y humillaciones pues necesita ejercer de amigo de un futuro muerto famoso”

    ¡Que terrible suena eso! Me ha traído muchas imágenes a la cabeza…

    Preciosa sugerencia musical en esta mañana de lluvia :)

    Un saludo

    • Terrible, pero ya sabes el precio que están dispuestos a pagar algunos —aunque sea ficción, claro—
      Un abrazo y gracias por el comentario :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*