Reflexiones

Las mañanas de Navidad son muy dadas a las profundas reflexiones. Se conoce que el silencio de la calle reconforta y esa luz tan especial hace ver las cosas de otra manera, mucho más serena, donde va a parar.

Existe un grupo de humanos al que taxonómicamente pertenezco, que pasan por la vida como una nube de piedra y cuyo  mayor logro consiste en llenar de desgracias a cuantos les rodean.

Afirmción basada en la experiencia.

Recuerdo a mi madre viendo admirada en los reportajes y documentales de aquella televisión en blanco y negro de los setenta, a toda clase de científicos, aventureros, deportistas, o a quien fuese que tuviese algo admirable que contar, afirmando la existencia en el mundo de personas que podían presumir de sus hazañas, principalmente por su valentía, esfuerzo, vigor, en contraposición al resto, que no valemos ni para hacerle sombra al botijo.  Este hecho lo basaba en la abulia: para ser algo había que esforzarse.

Ciertamente ese aserto era para mi como un soniquete o retahíla propia de la edad (de la de mi madre) y la franquista y represora educación recibida por mis progenitores, a la que en ningún caso había que atender. Me atraían más otros conceptos propios de aquellos años fundamentados en la negación del esfuerzo. Había que huir del adocenamiento, del aburguesamiento, de la alienación. Ludismo, nihilismo, anarquismo, eran epítetos atrayentes y sugestivos por el poco esfuerzo (más al contrario) necesario para llevarlos a cabo. Utopías reales  y realizables.

Luego el tiempo (concepto que para mi madre era un muñidor de voluntades), te hace ver que ciertamente si no te mueves al ritmo del sol, ni sombra al botijo le haces.

Tarde.

httpv://www.youtube.com/watch?v=CvwHY6zNkYY

9 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Nunca contenta mi madre, siempre eran los demás los hacían cosas de provecho, supongo que como una forma de estímulo. Me costó 4 novias darme cuenta que ninguna le iba a gustar, ya sabes…
    Ayer cenó un yogurt natural sin azúcar. El funcionamiento de su corazón es del 24% pero fué suficiente para que nos hiciera una gran cena a mi hermana, a mi mujer (la 5ª novia oficial)y a mi.
    Hoy ya estoy en Lleida. Otra vez…

  3. Gracias @gasolinero, hacía años que no escuchaba esta canción. Casi no me acordaba de ella.Sabios consejos del abuelitoy lógicos por otra parte los de tus padres.

    Feliz Navidad Gasolinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*