Trinitas

Danza

Leyendo una pieza Francisco Nieva me entero que Isadora Duncan murió ahorcada al enredársele su chal flotante en una rueda de un landó descubierto por los Campos Elíseos.image

*

Interesado por el tema, leo en una enciclopedia que murió estrangulada al enredarse el largo echarpe que portaba, en la rueda de un automóvil Amílcar, en Niza, en el que acompañaba a un guapo mecánico italiano, al que la genial bailarina californiana apodaba «mi Bugatti».

*

La realidad siempre es bruñida por la memoria.

*

En el mismo escrito descubro que a Vaslav Nijinsky lo rapto su descubridor, empresario y también amante Sergéi Diágilev, al que dejó por la primera mujer que conoció, la condesa húngara Romola de Pulszky y que fue el principio del fin de su carrera.

*

Testigos

A pesar del frio avanzan impertérritos por la calle, casi a pecho descubierto, hojeando su libro, en el que al Cristo lo clavan en un poste. Bien vestidos, llevan carteras de mano, antiguas, de rancios cobradores u oficinistas, repletas de atalayas y despertares. Decididos a dar su prédica a quien les quiera escuchar, a hablarles del fin del mundo, que la Santísima Trinidad es un invento de los curas y que a los niños no hay que bautizarlos.

*

A uno de ellos lo conozco de la gasolinera, alto, llamaba la atención su voz gutural, primitiva, casi prehistórica, como sus facciones; más con una mirada reconfortante y sincera. Parecía y era buena persona, ahora hijo de Russell. En días como este.

*

Supermán

He columbrado desde lejos esta mañana a Manolo, el calvo, compañero de los primeros años de instituto nocturno, andando o paseando compulsivamente, como para perder kilos o para hacer deporte, la luz de la mañana le daba a su parietal un brillo muy suave, muy formal, nada estridente.

*

Asumió pronto su condición de calvo pues su padre no tenía ni pelo en el occipucio, era una falta de pelo como la de Yul Bryner, con la ventaja de que este buen señor no necesitaba rasurase cada tanto el cráneo pues tenía el cuero cabelludo completamente yermo. Le gustaba mucho Bosé, Supermán, se levantaba las mangas de la camiseta por encima del hombro y cantaba el estribillo con un acento que quería parecer inglés. No sé si Manolo habrá evolucionado en sus apetencias musicales y le gustará Bach, aunque no tiene por qué.

*

No hay que caer en la condescendencia.

*

2 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*