Víctimas

Hace poco he estado viendo una entrevista al director Iñaki Arteta, sobre su último documental «El Infierno Vasco»; en ella el preguntaba el entrevistador que cuando creía que se produjo el acercamiento de la ciudadanía hacia las víctimas y el respondió que después del asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Esto me recordó lo que me pasó con mi madre a este respecto:

El 9 de Mayo de 1978, el GRAPO asesinó en Madrid a Jesús Miguel Haddad Blanco que era entonces el Director General de Instituciones Penitenciarias. Cuando lo dijeron en el Telediario, mi madre como hacía siempre que daban la noticia del asesinato de alguien se puso a llorar, (ya que a ella no le cabía en la cabeza que una persona matara a otra) yo le increpé:

No llores mamá, si es solo un carcelero, vamos, es el jefe de los carceleros, no merece que derrames una lágrima por el.

(Esa era la idea que teníamos de los asesinatos terroristas entonces: estaban ajustando cuentas,  estaban limpiando España de fascistas, o algo habrán hecho).

A lo que mi madre llorando más si cabe, me respondió:

Entonces, si mañana matan a tu padre y lo cuentan por la televisión ¿que va a decir la gente?, que solo es un gasolinero y que no merece la pena llorar por el.

Y claro, me dejo como siempre sin argumentos.

One response

  1. Así me he quedado yo, sin argumentos ni palabras al leer este post. Gracias por recordarme que lo que salen en los telediarios son muertos de verdad, a veces no lo recuerdo. Saludos gasolinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*