La escarpia solitaria

Uno escribe, casi siempre, a salto de mata. Conforme las pocas luces con que el Señor nos ha agraciado se van iluminando. Es extraño como la cosa va y viene —la fuerza escritora, como si dijésemos—, algunas veces, todo lo que uno piensa lo encuentra susceptible de ser transportado a un … Sigue leyendo

Un domingo cualquiera

Las tardes de domingo tienen mucho de melancólicas y gandulas. Están hechas para languidecer con el pecho presionado, románticamente, en el sofá, viendo películas en blanco y negro y regodeándonos en nuestra angustia vital. Suenan al pitido de Radio Gaceta de los Deportes, con el ruido de la … Sigue leyendo