Gabriel Hurtado

Gabriel Araceli era del barrio de la Viña, de Cádiz. Extrañamente no tiene acento andaluz. Acabó en Madrid y le pillo el 2 de Mayo, entre otras cosas.

Beni de Cádiz era también de la Tacita de Plaza. Murió en Sevilla, pero era gaditano por los cuatro costados, por eso llevaba el nombre de su ciudad como apellido artístico. Se llamaba, para el siglo, Benito Rodríguez Rey y era cantaor flamenco, antes bailaor y después manantial de anécdotas.

Paseando una vez por Cádiz con el Cojo Peroche, pasaron por delante de la casa de Pemán y la vieron ornada con una marmórea inscripción: « Aquí nació el ilustre gaditano, etcétera».

- Y en mi casa ¿que pondrán cuando muera, Cojo?

- Se vende, Beni, se vende.

En Cádiz pasan muchas cosas y a los gaditanos parece que les viene todo bien, ya que de todo hacen burlas. Araceli no, entre unas cosas y otras, el hombre no estaba para bromas. Inés. Es lo que tiene el realismo.

- Pues anda que el naturalismo.

En Alcolea, Andrés Hurtado se encuentra con un tomellosero: Pepinito. Por lo visto es un petulante. Pero habla muy bien de Tomelloso y de las cuevas. Se llama José, Pepinito, y es el casero de Andrés.

Se lo recomendó, Sánchez, el otro médico de Alcolea que también es de Tomelloso. Salen en «El Árbol de la Ciencia».

En esperanto se dice: «La arbo de la Sciado».

No sé por que  asocio a  Gabriel Araceli y a Andrés Hurtado.

httpv://www.youtube.com/watch?v=xlc08h1mbLo

3 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*