Hogueras y San Antón

Escribe Francisco Martínez «El Obrero» a cuenta de las hogueras de San Antón en Tomelloso:

«Es una fiesta tradicional de un pueblo un poco salvaje, es cierto.»

En la noche del 16 al 17 de enero  en honor del santo ermitaño y dado que hasta hace más bien poco la fuerza que movía el campo en esta ciudad era fundamentalmente pecuaria, se encendían en las puertas de todas las casas con labor, libres de luto, hogueras o luminarias, se disparaban tiros de escopeta y se encendían petardos, no fuese a ser que encojasen las caballerías.

Se saltaba la lumbre, se asaban patatas y boniatos en las brasas y se bebía vino; todo ello con gran aparato y convidando a cuantos se acercaban, quemándose el pecho y helándose la espalda.

Al día siguiente, 17 de enero, festividad del barbudo abad y feriado, había misa, se sorteaba el gorrino del santo (criado por todo el pueblo, yendo el animal de puerta en puerta comiendo lo que le echaban, de ahí lo de acusar de ser como el gorrino de San Antón a quien es excesivamente vitanguero); había carreras de caballerías, deportes tradicionales  y en la calle Doña Crisanta se instalaba  un mercado en el que vendían frutos secos: «el puñao». Actualmente se siguen haciendo las hogueras, el fin de semana más cercano al 17, en zonas sin asfaltar de los arrabales. Este año, el sábado y el domingo pasados.

San Antonio Abad nació en Egipto cerca del año 300. A los veinte años lo vendió todo, repartió el dinero a los pobres y se retiró a una comunidad ascética, durmiendo en un sepulcro. Posteriormente se retiró al desierto, viviendo en soledad. Allí fue varias veces tentado por el demonio. Se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana. El cerdo que le acompaña, fue en principio una jabalina, a la que curo la ceguera de sus jabatos, no separándose de él desde entonces cual si de un perro protector se tratase. San Antón, enterró a San Jerónimo con la ayuda de dos leones y varios animales, de ahí su patronazgo de los sepultureros y de los animales. El monasterio de San Antonio, en Egipto, fundado por él se considera el primer cenobio cristiano. Su patronazgo completo es: amputados, protector de los animales, los tejedores de cestas, los fabricantes de cepillos, los carniceros, los enterradores, los ermitaños, los monjes, los porquerizos y los afectados de eczema, epilepsia, ergotismo, erisipela, y enfermedades de la piel en general. Es venerado por la Iglesia Católica, la Ortodoxa y las Iglesias Orientales.

El ergotismo o fiebre de San Antón, es una enfermedad producida por la ingesta de cereales contaminados por cornezuelo. En 1095 un francés, Gastón de Valloire, curó de esta enfermedad al encomendarse a las reliquias del santo, en agradecimiento creó la orden de los Hermanos Hospitalarios de San Antonio que fundaban hospitales para atender a los enfermos del cornezuelo. Alfonso VI, fundó en Castrojeriz, Burgos, en el Camino de Santiago, el primero de la Península.

httpv://www.youtube.com/watch?v=zDNY52ivQYY

8 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Buenas:
    lo del eremita del desierto me sonaba más a Simón el Estilita, el protagonista de “Simón del Desierto” de Buñuel. En aquella época debían estar los desiertos llenos de ermitaños.

  3. Es entretenido descubrir las costumbres de cada país o pueblo, debe se mágico celebrar junto a la hoguera :) aunque saltarla solo de valientes a mi tranco no lo logro ;) además he conocido un poco más de su historia, no sabia que era patrono de tantas cosas, creo que las velas hay que cambiarlas pa su dirección jejeje ;)

    Me ha encantado el post, aunque soy un poco lentita espero regresar pronto a maullarte, te agrego a mi miaumundo :)

    besos ronroneados en mi abrazo ^_^

  4. Lo que no sé si es tan tradicional es la patética imagen del día siguiente con los montones de cenizas rodeados por bolsas de plástico, botellas y demás basuras. Cómo para hacer la hoguera la gente se preocupa tanto para que después “donde hacen el milagro, se dejan el Santo”. Sentí vergüenza ajena ¿no hay manera de intentar controlar esto un poco? Lo siento por la cantidad de gente NORMAL que no se permiten esta guarrería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*