El año de la hormiga

Oraciones en un libro blanco con tipografía ínfima, o tal vez necesito cambiar de gafas; palabras atroces y pesadas como losas; gratitudes y siembras. Preces católicas que hablan del campo, de espigas granadas y vides voluptuosamente henchidas de mosto.

Hay un papel magenta, entre miríadas de cosas, sobre la mesa. Con mi firma garantizo una serie de preceptos y confirmo un número de cesiones, todo ello está condicionado al resultado de una votación que en un día por determinar efectuaran una serie de personas ya nombradas.

Crispín aparece en los Intereses Creados. Y Pantalón y Arlequín y Polichinela y… La acción transcurre en un país imaginario a principios del siglo XVII y al principio hay un monólogo de Crispín que todo el mundo conoce: «He aquí el tinglado de la antigua farsa, la que alivió en posadas aldeanas el cansancio de los trajinantes…»

Leo sobre madres llorosas que engendraron asesinos; principios declarados que buscan ojos nuevos y la alegría de cada amanecer; fobia a los viscosos y odiosos reptiles y aún más a los humanos que se les parecen. Contemplo estremecido  máscaras que se despiden del egoísta amor de su creador;  rechazo  envenenados y venenosos juicios de valor. Siento la generosidad, compresión, caridad, sentido del humor y miradas de ternura cómo complementos necesarios del vestir.

Viajes con todo el equipaje, castillos de cuentos de hadas donde los sueños se hacen realidad y no entra el mal ni los cuerpos que nos oprimen hasta la muerte.

Y por un momento he sido feliz.

httpv://www.youtube.com/watch?v=GeZDg4CXs1Y

One response

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*