Los mejores twitters de la historia.

Víctor Guerra (@victurs) nos propone en su blog «inVICTURS»  un meme sobre que tres personajes reales o ficticios de la historia nos gustaría tener en nuestro Timeline.

En principio la tarea se me antoja ardua. Tantos personajes con los que me hubiese gustado inter-actuar en tiempo real, empezando por Adán: los tweets de su operación de costillas, sus dudas sobre el postre que tomar ¿manzana, papaya, tarta sacher? el nuevo clausulado de su contrato. Y llegando hasta nuestros días. Infinitos personajes.

Pero cuantos de ellos serían capaces de condensar su sabiduría o su ingenio en 140 caracteres. Bastantes menos. Vamos al tema.

¿Qué 3 personajes, reales o ficticios, históricos o actuales, hubieran sido para tí los mejores twitters de la Historia?

1. Emil Mihai Cioran . Las perlas de Cioran, hubiesen sido dignas de  ser esculpidas en tweets marmóreos y broncíneos. Filósofo rumano, nació en 1911 cuando Rumanía formaba parte del Imperio Austro-Hungaro. Hijo de un sacerdote ortodoxo, su madre le confesó que sentía no haberle abortado. Es el epítome del pesimismo. «E.M. Cioran no se consideraba un filósofo en el sentido ortodoxo del término, ni siquiera escritor. Provocador a ultranza, este pensador rumano animó durante su vida innumerables controversias contra lo establecido, contra las ideas constituidas en norma o dogmatismo. Fascinado por instaurar un pensamiento a contracorriente, en el cual el cinismo tiene un lugar preponderante, escribió su obra aforística sin concesión alguna.»

«Cada ser es un himno destruido» ; «El conocimiento es la pesadilla de la naturaleza» o «Existe en la estupidez una gravedad que, mejor orientada, podría multiplicar el número de obras maestras» son algunas de sus genialidades. Aquí ahí más, disfrutad de ellas.

2. Francisco de Quevedo . Francisco Gómez de Quevedo y Santibáñez Villegas , madrileño de nacimiento y manchego de muerte. Personaje políticamente incorrecto y que seguramente no tendría sitio en estos melifluos tiempos. No conoció en Imperio Austro-Húngaro, pero sus batallas dialécticas con Góngora fueron antológicas, dignas de haberlas seguido con fruición en cualquier Tl que se precie.

«Dijo la rana al mosquito desde una tinaja: más quiero morir en el vino que vivir en el agua» ; «Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez» o el famosísimo: «Entre el clavel y la rosa, su majestad es-coja». Citas de Quevedo.

3.  El buen soldado Švejk . Josef Švejk veterano soldado Checo es  llamado a filas  durante la Primera guerra mundial. Su aventura comienza el 28 de junio de 1914 en el que asesinan al archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo,  Švejk está muy entusiasmado de servir a su país, a pesar de ello es reclutado a la fuerza en el ejército del Imperio Austro-Húngaro, va viviendo diversas aventuras a medida que se acerca al frente de batalla. Su forma especial de atender a las órdenes de sus superiores y la forma de ejecutarlas hace quedar siempre en duda al lector acerca de su posible estupidez/sabiduría, su capacidad dual ante el mundo inventa un estilo que con el tiempo se ha venido a denominar con la palabra “švejking”.

A destacar los innumerables discursos de Švejk, quien siempre tiene un ejemplo para cada situación, quien siempre encuentra una excusa para sus deslices, aunque queda la duda de si lo que el soldado tiene terriblemente fértil es la memoria o la capacidad de invención.

Hay que leer el libro. Por lo tanto, no extraigo ninguna frase ni tweet, es mi venganza al trabajo sabatino, tan solo os dejo una reseña en Dimensión Friki

También, puesto a ser malévolo, en el texto de cada personaje hay un  homenaje a un director de cine español. Ale, a ver si lo encontráis.


One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*