Mal

En la salmodia cada salmo va precedido de una antífona.

«Unos ojos te han hecho mal, tres te habrán de sanar

Si te duele el oído, es por el sapo que vive dentro. Ese ser, independiente de nuestro cuerpo es lo que nos hace oír. Es muy goloso y para conformarlo, que se quede quieto y no duela hay que derramar un dedal de leche de una recién parida dentro del oído doliente.

Una antífona es un verso u oración con melodía propia.

En un taller de Tomelloso le dijeron la oración del mal de ojo a una máquina que no funcionaba. A la señora que realizó el sortilegio se le abría insistentemente la boca y le lloraban los ojos. Estaba plagado el ingenio.

Kyrie Eleisón quiere decir Señor ten piedad de nosotros.

Yo no sé muchas cosas, otras las aprendo y otras me las invento, pero lo de la máquina fue verdad: le dijeron la oración, había testigos. Hay gente envidiosa que no puede ver que a otros les vaya la cosa bien. La tentación no descansa.

Cristhe Eleisón es Cristo ten piedad de nosotros.

El doctor Fausto le vendió su alma al diablo, los derviches giróvagos danzan girando para llegar al éxtasis místico y San Juan de la Cruz buscaba la Luz Divina. La tentación no descansa.

«Como estas palabras son tuyas y verdaderas, Dios te quite todo el mal que tuvieras

*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*