Olor a lluvia

Hay un instante cuando comienza a llover, que el aroma a tierra mojada es más dulce y sonoro, lo describe Pla como olor a setas. Es la fragancia más placentera, evocadora y confortable y sirve de coraza contra el mal. Es imposible, o al menos improbable, que en el corto instante en que ese olor tiene todo su esplendor ocurra nada malo. Después, cuando arranca de lleno a llover y el perfume se diluye, nadie está a salvo de nada.

En Camino a la Perdición Sam Mendes niega la posibilidad de salvación a Sullivan, cuando todo ha pasado, incluso la lluvia, en el momento en que creemos firmemente que encuentra la paz en la casita de la playa, lo mata el fotógrafo. No le dan la oportunidad de remisión, lo engañan a él y a nosotros durante casi dos horas, como ocurre con casi todo. Malos tiempos.

Hubo un tiempo en el que mis deseos se empequeñecieron y se centraron en la familiaridad y en cosas seguramente sin importancia, al lado de los grandes, y vanos preceptos e ideas. Veía magistral el hecho de que las gentes se sentasen al fresco en una noche de verano, no lo podía añorar pues nunca lo había hecho, pero pensaba que eso debía ser bueno. Era esperanzador verlos sentados, riendo y disfrutando. Dejé a un lado las palabras grandiosas y descubrí que esas pequeñas cosas que antes rechazaba por considerarlas demasiado inanes, son las que hacen que la vida de las personas tenga sentido.

httpv://www.youtube.com/watch?v=JOcuolhjmoE&feature=fvst

11 responses

  1. Pingback: Bitacoras.com
    • Exacto, siempre hay que estar buscando esas sensaciones, ronovándolas, para decirnos lo que tú dices: “Merece la pena vivir” :-)

  2. Desde que el bisturí me privó del olfato casi en su totalidad, los olores han de ser muy fuertes para percibirlos. Pero, no me resisto a cofesar que el olor a tierra mojada cuando comenzaba a llover en verano, el de las antiguas tahonas al sacar del horno las cochuras de pan blanco y las calderas de cobre cuando hervían el mosto fresco para hacer el arrope, por ser algo tan delicioso, aún creo percibirlos….
    Gracias, gasolinero, por deleitarnos con tus escritos.

  3. Son olores que se llevan grabados en las pituitarias para siempre, aunque el del arrope no lo conozco.
    Gracias a ti por tus jugosos comentarios :-)

  4. Hola,
    que razón, las pequeñas cosas son las que nos hacen grandes pero no siempre nos damos cuenta, a veces estamos tan pendientes del futuro!!! que pasamos de lado sin ver el presente.
    El sábado que llovía aquí en Madrid y olía a tierra mojada y casi lo único que se oía era el sonido de la lluvia y yo llevaba una de esas semanas para olvidar, puedes creer que ese instante con el olor de la tierra mojada ese sonido pense esto esto es la vida y me dije Bego disfruta de este momento y de este instante.
    Ocupate de este presente y deja de preocuparte por un futuro.
    Pues estimado amigo en ese momento me dije ARRIBA y esta semana la he empezado de otra manera
    un abrazo

  5. Como me ha gustado este pequeño post, sobre un olor que despierta todos los sentidos..

    Precioso. El que se pierde las pequeñas cosas, no sabe apreciar las grandes..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*