Santiago

Siempre se van los mejores, seguramente será una frase de uso común. Siempre se van los mejores, se la leí, a pesar de ser de uso común, a Delibes. Siempre se van los mejores, la he repetido en esto días hasta la saciedad, como un mantra, como una letanía que nos libre de todo mal. Siempre se van los mejores con la certeza inexorable de que está vez es cierto. Se nos ha ido como del rayo, parafraseando a Hernández, Santiago, Santi, el facha. No hay consuelo ni explicación para tragedia semejante. El amigo fiel desde la infancia, con su eterna sonrisa, siempre besando y abrazando, hecho un pincel por encima de todo y a pesar de todo. Lo recuerdo yéndose a Madrid en busca de su futuro con asombrosa clarividencia, una tarde de octubre, en una imagen recurrente y recordada. Escribo esto a trompicones, pensando en que mi amigo se merece más. Me gustaría ser capaz de escribir una elegía que reflejara la pena por la pérdida, que reflejase el dolor de los suyos y el mío. Encontrar palabras y frases que hablasen de desconsuelo. Pero solo veo su media sonrisa, el último chiste, sus bocados en la oreja, su ropa de marca, sus hijos, su mujer, sus alegrías, sus ánimos, su presencia, sus fantasmadas. Y eso,  hace sentirme más triste y pensar en la injusticia de una muerte prematura, en la traición que la vida le ha hecho a quien más la amaba, ahora que la había encarrilado, como terrible paradoja. Ha muerto una buena persona, la mejor persona. Descansa en paz, amigo mío.

One response

  1. Amigo Francisco; Ya he tenido oportunidad de transmitirte mi pesar por la pérdida de tu amigo. Pero, la verdad, es que en 140 caracteres no se puede mas que expresar el apoyo y la pena por el dolor ajeno.

    He tenido la desgracia de pasar por alguna situación similar a la perdida que lamentas y quiero decirte que nunca un tópico fué tan cierto como el “que siempre se van los mejores”. Pero eso, no deja de estimularnos para ser, si cabe, mejores; ya que tarde o temprano, tambien nos iremos. Y sin duda lo haremos siendo “los mejores” a ojos de quien llore nuestra marcha.

    Animo compañero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*